ASOCIACIÓN GEOFILOSÓFICA DE ESTUDIOS ANTROPOLÓGICOS Y CULTURALES
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

Séneca

Séneca

Séneca

Lucio Anneo Séneca (4 a. C. – 65) fue un filósofo, político, orador y escritor romano conocido por sus obras de carácter moralista. Hijo del orador Marco Anneo Séneca, fue Cuestor, Pretor y Senador del Imperio Romano durante los gobiernos de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, además de Ministro, tutor y consejero del emperador Nerón.

Séneca destacó tanto como pensador e intelectual, así como político. Consumado orador, fue tanto una figura predominante de la política romana durante la era imperial como uno de los senadores más admirados, influyentes y respetados, y fue foco de múltiples enemistades y benefactores, a causa de este extraordinario prestigio.

De tendencias moralistas, Séneca pasó a la historia como el máximo representante del estoicismo romano, en una etapa tan turbulenta, amoral y antiética como lo fue la plena decadencia de la etapa imperial en que vivió, estoicismo y moralismo que, al final, lo llevaron a acabar con su propia vida.

Séneca es uno de los pocos filósofos romanos que siempre ha gozado de gran popularidad (al menos en la Europa continental; en el mundo anglosajón no fue sino hasta el siglo XX cuando la figura de Séneca se rescató del olvido), como lo demuestra el hecho de que su obra haya sido admirada y celebrada por algunos de los pensadores e intelectuales occidentales más influyentes: Erasmo de Rotterdam, Michel de Montaigne, René Descartes, Denis Diderot, Jean-Jacques Rousseau, Francisco de Quevedo, Thomas de Quincey, Dante, Petrarca, San Jerónimo, San Agustín, Lactancio, Chaucer, Juan Calvino, Baudelaire, Honoré de Balzac... todos mostraron su admiración por la obra de Séneca; su obra era una de las mejor conocidas por los pensadores medievales, y como quiera que muchas de sus doctrinas son compatibles con la idiosincrasia cristiana, los padres de la Iglesia como San Agustín lo citan a menudo; Tertuliano lo consideraba un saepe noster, esto es, «a menudo uno de los nuestros», y San Jerónimo llegó a incluirlo en su Catálogo de santos. Durante la Edad Media, de hecho, surgió la leyenda de que San Pablo habría convertido a Séneca al cristianismo, y que su muerte en el baño era una suerte de bautismo encubierto.

A

  • “A algunos se les considera grandes porque también se cuenta el pedestal.”
  • “A la opinión y fama démosles su lugar debido.”
  • “A los que corren en un laberinto, su misma velocidad los confunde.”
  • “A quien beneficia el crimen, ése es el autor.” Fuente: Medea.
  • “A través de lo áspero [se llega] a las estrellas.” (Per aspera ad astra)
  • “Admira a quien lo intenta, aunque fracase.”
  • “Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres.”
  • “Alcanzó la sabiduría quien supo morir tan seguro como nació.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta XXII
  • “Algunas veces incluso vivir es un acto de coraje.”
  • “Aprendamos a aumentar la continencia, a enfrentar la demasía, a templar la gula, a mitigar la ira....”
  • “Aquel que tú crees que ha muerto, no ha hecho más que adelantarse en el camino.”
  • “Aquel que es valiente es libre.”

B

  • “Brevísima y llena de congoja es, en cambio, la vida de los que olvidan el pasado, no se cuidan del presente y temen el porvenir.”

C

  • “Concede más importancia a quién es el favorecido que a lo que es el favor que recibió.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta XIX
  • “Crees que tienes que habértelas con muchas dificultades, pero la verdad es que la mayor dificultad está en ti y tú eres el estorbo para ti mismo.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta XXI
  • “Cuando el sol se eclipsa para desaparecer, se ve mejor su grandeza.”
  • “Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables.”
  • “Cuenta los días de tu vida, y verás cuán pocos y desechados han sido los que has tenido para ti.”

D

  • “Dar consejos al hombre avisado es superfluo; darlos al ignorante es poca cosa.”
  • “Debe necesariamente temer mucho quien es temido de muchos.” Notas: Séneca la atribuye al dramaturgo Decimo Laberio.
  • “Desde todas partes hay la misma distancia a las estrellas.”

E

  • “El arrepentimiento es el remordimiento aceptado.”
  • “El artista encuentra un mayor placer en pintar que en contemplar empre un poco de locura.”
  • “En la perfección de nuestra razón consiste toda la felicidad de nuestra vida.”
  • “En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.”
  • “Entre los demás males, el peor es andar variando los vicios.”
  • “Errar es humano; pero perseverar es diabólico.” (Errare humanum est; perseverare autem diabolicum). 
  • “Es agradable ser importante, pero más importante es ser agradable.”
  • “Es difícil tener como amigos a todos; basta con no tenerlos como enemigos.”
  • “Es feliz, por tanto, el que tiene un juicio recto; es feliz el que está contento con las circunstancias presentes, sean las que quieran, y es amigo de lo que tiene; es feliz aquel para quien la razón es quien da valor a todas las cosas de su vida.”
  • “Es mucho más importante que te conozcas a ti mismo que darte a conocer a los demás.”
  • “Escucha aún a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos.”
  • “Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, sino pereza.”
  • “Esto dirá aquél a quien ha sido dada la sabiduría, a quien su alma libre de vicios ordena reprender a los demás, no porque los odie, sino para curarlos: “Vuestra opinión me afecta, no por mí sino por vosotros: odiar y atacar la virtud es renunciar a la esperanza de enmienda”. No me hacéis ninguna injuria, como no la hace a los dioses los que derriban sus altares.”

G

  • “Gobernarás a muchos si te riges por la razón.”
  • “Grandes riquezas, gran esclavitud.”

H

  • “Hay cosas que para saberlas no basta con haberlas aprendido.”
  • “Haz pues mi querido Lucilio lo que dices que tú mismo me dices que haces: agárrate a las horas con ambas manos. Dependerás menos del día de mañana si tuvieses bien asido el de hoy.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta I
  • “Hemos de comportarnos no como si tuviéramos que vivir para el cuerpo, sino como quien no puede vivir sin él. Para quien ama demasiado el cuerpo la honestidad es despreciable.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta XIV

I

  • “Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti.”
  • “Incierto es el lugar en donde la muerte te espera; espérala, pues, en todo lugar.”
  • “Incontenida, la cólera es frecuentemente más dañina que la injuria que la provoca.”
  • “Ingrato es quien niega el beneficio recibido; ingrato es quien lo disimula, más ingrato es quien no lo devuelve, y mucho más ingrato quien se olvida de él.”

J

  • “Jamás se descubriría nada si nos considerásemos satisfechos con las cosas descubiertas.”

L

  • “La avaricia es como la llama, cuya violencia aumenta en proporción al incendio que la produce.”
  • “La felicidad es no necesitarla.”
  • “La felicidad no mira dónde nace, sino a dónde puede llegar.”
  • “La felicidad que no se modera se destruye a sí misma.”
  • “La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.”
  • “La muerte es la consagración de aquellos cuyo fin merece la alabanza de los mismos que la temen.”
  • “La diligencia es una gran ayuda para el que posee un mediocre ingenio.”
  • “La mayor muestra de valentía es ver a un gran hombre luchar contra la adversidad.”
  • “La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.”
  • “La medicina y la moral descansan sobre una base común, sobre el conocimiento físico de la naturaleza humana.”
  • “La paz es conveniente al vencedor y necesaria al vencido.”
  • “La recompensa de una buena acción es haberla hecho.”
  • “La sabiduría es la única libertad.”
  • “La verdadera felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en no desear nada.”
  • “La vida es una obra teatral que no importa cuánto haya durado, sino cuánto bien haya sido representada.”
  • “Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.”
  • “Las penas pequeñas son locuaces, las grandes son mudas.”
  • “Lo innecesario, aunque cueste un sólo céntimo, es caro.”
  • “Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad.”
  • “Los deseos de nuestra vida forman una cadena, cuyos eslabones son las esperanzas.”
  • “Los que saben mucho se admiran de pocas cosas, y los que no saben nada se admiran de todo.”
  • “Los verdaderos bienes, sólidos y eternos, son aquellos que dan la razón.”

M

  • “Mal se agradece lo que mal se dio.”
  • “Mañana será peor...”
  • “Mayor soy y para mayores cosas he nacido que para ser esclavo de mi carne.”
  • “Muy sentida es la muerte cuando el padre queda vivo.”

N

  • “Nada nos proporciona dignidad tan respetable, ni independencia tan importante como el no gastar más de lo que ganamos.”
  • “Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía.”
  • “Nada tan vil como ser altivo con el humilde.”
  • “Nadie ama a su patria porque es grande, sino porque es suya.”
  • “Nadie escribe en su diario los favores recibidos.”
  • “Nadie incurre en delito empujado por el destino.”
  • “Nadie puede llevar la máscara durante mucho tiempo.”
  • “Natural es que nos causen mayor admiración las cosas nuevas que las grandes.”
  • “Niego que las riquezas sean un bien: pues si lo fuesen, harían hombres buenos; ahora bien, como lo que se encuentra entre los malos no puede llamarse un bien, les niego ese nombre. Por lo demás, concedo que han de tenerse, que son útiles y proporcionan grandes comodidades a la vida.”
  • “Ningún descubrimiento se haría ya si nos contentásemos con lo que sabemos.”
  • “Ni una cosa ni otra ha de hacerse, pues ambas son viciosas: fiar de todos y no fiar de nadie; ahora bien, yo te diría que el primero de estos extremos viciosos es más noble, aunque el segundo sea más seguro.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta III
  • “No es la escuela la que nos enseña, sino la vida.”
  • “No es posible abominar de las riquezas y a la vez querer sus frutos.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta XXII
  • “No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho.”
  • “No existe ningún gran genio sin un toque de demencia.”
  • “No existe remedio contra el mal cuando los vicios se convierten en costumbre.”
  • “No hay mayor causa para llorar que no poder llorar.”
  • “No hay nada tan veloz como la calumnia; ninguna cosa es más fácil de aceptar, ni más rápida de extenderse.”
  • “No hay viento favorable para el barco que no sabe adónde va.”
  • “No he nacido para un solo rincón, ni como un árbol. Mi patria es todo el mundo.”
  • “No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.”
  • “No podemos evitar las pasiones pero sí vencerlas.”
  • “No se goza de la posesión de ningún bien si no es en compañía.”
  • “Nos engañamos al considerar que la muerte está lejos de nosotros, cuando su mayor parte ha pasado ya, porque todo el tiempo transcurrido pertenece a la muerte.”
  • “Nuestra naturaleza está en la acción. El reposo presagia la muerte.”
  • “Nunca me avergonzaré de citar una buena sentencia porque sea de un autor malo.”
  • “Nunca nos aprecian tanto los demás como cuando nos apreciamos nosotros mismos.”

P

  • “Para acercarse a la perfección, el hombre debiera obrar siempre como si tuviera testigos de su conducta y pensar como si se pudiera leer en el fondo de su alma.”
  • “Para poco ha nacido quien aguarda el reconocimiento de sus contemporáneos.”
  • “Pesa las opiniones, no las cuentes.”
  • “Pierden el día por esperar la noche, y la noche por miedo al amanecer.”
  • “Pobre no es el que tiene poco, sino el que mucho desea.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta II
  • “Pongamos los ojos en nosotros mismos, y después en los negocios que emprendemos, por quien y con quien los emprendemos.”
  • “Por una pequeña suma de dinero, se vuelve uno tu deudor; si la suma es grande, se vuelve tu enemigo.”
  • “Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones.”
  • “¿Preguntas qué es la libertad? No ser esclavo de nada, de ninguna necesidad, de ningún accidente y conservar la fortuna al alcance de la mano.”
  • “Proporcionalmente al número de los admiradores crece el de los envidiosos.”

Q

  • “¿Quieres cultivar tu alma? Vive pobre o como si lo fueses.”
  • “Quien beneficia a los malos, perjudica a los buenos.”
  • “Quien no ha recibido un mordisco en el corazón no sabe lo que es la vida.”
  • “Quien pretende llegar a un sitio determinado emprenda un solo camino y déjese de tantear muchos a un tiempo pues esto último no es caminar sino vagar.”

R

  • “Recógete en ti mismo cuando puedas, busca a quienes pueden hacerte mejor, y recibe también a quienes puedas tú mejorar.”

S

  • “Sabed que cuando uno es amigo de sí mismo, lo es también de todo el mundo.”
  • “Saber algo más que los otros es fácil, lo difícil es saber algo mejor que los otros.”
  • “Sea ésta la regla de nuestra vida: decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. En suma, que la palabra vaya de acuerdo con los hechos.”
  • “Seguir la vida mejor, no la más agradable, de modo que el placer no sea el guía, sino el compañero de la voluntad recta y buena. Pues es la naturaleza quien tiene que guiarnos; la razón la observa y la consulta. Si conservamos con cuidado y sin temor nuestras dotes corporales y nuestras aptitudes naturales, como bienes fugaces y dados para un día, si no sufrimos su servidumbre y no nos dominan las cosas externas; si los placeres fortuitos del cuerpo tienen para nosotros el mismo puesto que en campaña los auxiliares y las tropas ligeras (sirven para servir, no mandar).”
  • “Si el alma es la enferma, lo mismo da que se encuentre rodeada de riquezas o en la pobreza, porque su mal la seguirá a todas partes.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta XVII
  • “Si estás libre de enemigos porque a nadie hiciste injuria, no faltarán otros que lo sean por envidia.”
  • “Si la cólera no se contiene nos hará más daño que la injuria que la provocó.”
  • “Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicársela a nadie, no la querría.”
  • “Si no sabes hacia donde se dirige tu barco, ningún viento te será favorable.”
  • “Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo.”
  • “Si quieres ser amado, ama tú.”
  • “Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.”
  • “Súfranse todas las cosas con suavidad de ánimo, siendo más humana.”

T

  • “Toda la armonía total de este mundo está formada de discordancias.”
  • “Todo arte es imitación de la naturaleza.”
  • “Todo el mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en qué consiste.”
  • “Trata a tu inferior como quieras ser tratado por tu superior.”

U

  • “Un barco que parecería grande en el río, sería muy pequeño en plena mar.”
  • “Un Emperador debe de gobernar como los dioses.”
  • “Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.”
  • “Un viejo proverbio: el gladiador se decide en la arena.”
  • “Una discusión prolongada es un laberinto en el que la verdad siempre se pierde.”
  • “Una era construye ciudades. Una hora las destruye.”
  • “Una gran fortuna es una gran servidumbre”. (Magna fortuna est magna servitus).
  • “Una persona inteligente se repone pronto de un fracaso. Un mediocre jamás se recupera de un éxito.”

V

  • “Vencer sin peligro es ganar sin gloria.”
  • “Vendrán en los tardos años del mundo ciertos tiempos en los cuales el mar océano aflorará los atamientos de las cosas y se abrirá una grande tierra y un nuevo marinero como aquel que fue guía de Jasón y que hubo de nombre Tiphys descubrirá nuevo mundo y ya no será la isla de Thule la postrera de las tierras [...].”
  • “Verdaderamente, el azar tiene mucho poder sobre nosotros, puesto que, si vivimos, es por azar.”
  • “Vive con los hombres como si Dios te viese; háblale a Dios como si los hombres te oyeran.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta X
  • “Viven más contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los apartó.”
  • “Vuelvo más avaro, más ambicioso, más sensual, aún más cruel y más inhumano, porque estuve entre los hombres.”

Y

  • “Ya vemos que llegaste a la más avanzada edad a que puede llegar un hombre; pesan sobre ti cien años o más. Pues bien, saca las cuentas de tu existencia; cuenta qué parte de ese tiempo se ha llevado el acreedor, cuál la amiga, cuál el rey, cuál el cliente; cuánto tiempo perdiste peleándote con tu mujer, corrigiendo a tus esclavos, yendo de visita por la ciudad; añade a ello las enfermedades que tú mismo provocaste y el tiempo perdido inútilmente: verás que tienes menos años de los que cuentas.”
  • “Y si me preguntas cuál es el límite de las riquezas, te diré que primeramente tener lo necesario y después tener lo suficiente.” Cartas de Séneca a Lucilio, Carta II