ASOCIACIÓN GEOFILOSÓFICA DE ESTUDIOS ANTROPOLÓGICOS Y CULTURALES
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

Agustín de Hipona

Agustín de Hipona

Agustín de Hipona (San Agustín)

Agustín de Hipona o San Agustín o Aurelius Augustinus Hipponensis (Tagaste, 354 – Hippo Regius (también llamada Hipona), 430) fue maniqueo y orador imperial en Milán.

El "Doctor de la Gracia" fue el máximo pensador del cristianismo del primer milenio y según Antonio Livi uno de los más grandes genios de la humanidad. Autor prolífico, dedicó gran parte de su vida a escribir sobre filosofía y teología siendo Confesiones y La Ciudad de Dios sus obras más destacadas.

Para Agustín de Hipona la ley moral se sintetiza en la célebre frase: ama y haz lo que quieras. Para Agustín el amor es una perla preciosa que, si no se posee, de nada sirven el resto de las cosas, y si se posee, sobra todo lo demás.

La ética social para él implica la condena de la injusticia de las riquezas y el imperativo de la solidaridad con los desfavorecidos

Agustín de Hipona anticipa a Descartes al sostener que la mente, mientras que duda, es consciente de sí misma: si me engaño existo (Se enim fallor, sum). Como la percepción del mundo exterior puede conducir al error, el camino hacia la certeza es la interioridad (in interiore homine habitat veritas) que por un proceso de iluminación se encuentra con las verdades eternas y con el mismo Dios que, según él, está en lo más íntimo de la intimidad.

  • "Conócete. Acéptate. Supérate."
  • "Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros."
  • "Ama y haz lo que quieras."
  • "El pasado ya no es y el futuro no es todavía."
  • "En donde no hay caridad no puede haber justicia."
  • "La ley ha sido dada para que se implore la gracia; la gracia ha sido dada para que se observe la ley."
  • "La sabiduría no es otra cosa que la medida del espíritu, es decir, la que nivela al espíritu para que no se extralimite ni se estreche."
  • "Las lágrimas son la sangre del alma."
  • "Si me equivoco existo."
  • "Si nadie me pregunta lo sé, si trato de explicarlo no lo sé."